News

RAC Circulars

Editorial de la Circular RAC 522: investigación en Colombia e indicadores

Posted by msolarte on Jul 10, 2009 - 07:38 PM

Por considerarlo de interés para nuestros lectores, replicamos el editorial escrito por el profesor Gonzalo Duque Escobar aparecido en  la Circular 522 de la RAC, enviada el 3 de julio de 2009 por el maestro Antonio Bernal González.

­logo RAC­­

Apreciados amigos de la astronomía:


Resaltemos que más de la mitad de las páginas de esta Circular, consignan las variadas actividades y los motivantes eventos programados por la RAC y sus asociados, relacionados la difusión de la astronomía y ciencias afines, en curso o previstas para el segundo semestre de 2009.

Pero además de estas actividades, importantes y necesarias, vale la pena preguntarnos, primero, por las de investigación y desarrollo en cada área del conocimiento, y segundo por la dinámica en ciencia, tecnología e innovación de Colombia. Evidentemente, casi todas estas actividades de capital importancia para la construcción de la Nación, se realizan en nuestras instituciones de educación superior, aunque lamentablemente poco se difunden por vías como ésta.

Respecto a lo primero, en relación con la investigación ha aparecido el Indicador DIP que entrega El Observatorio de la Universidad Colombiana para presentar el Desarrollo Investigativo Propio DIP, y en el cual se contabiliza la proporción de grupos inscritos ante Colciencias en relación con el número de programas de pregrado y posgrado de dichas instituciones; sería conveniente un indicador que contemplara grupos académicos registrados por programas, pero en las diferentes áreas del conocimiento, y que igualmente se hiciera un indicador para publicaciones indexadas en Colombia, por cada área.  

Y en relación con la dinámica de esta actividad, vale la pena reconocer que hoy el presupuesto de la investigación en el país por primera vez avanza para acercarse al mínimo deseable del 1% del PIB, y que en los resultados de la medición de grupos de investigación del año 2008 presentados ahora por Colciencias, observamos que se duplicó el número de grupos de investigación registrados en la Plataforma ScienTI de Colombia, mostrando un incrementó en 34.5% los grupos de investigación clasificados y un interesante aumentó en la calidad de la producción científica del país.

Desde el OAM, Gonzalo Duque-Escobar
http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales/

Texto completo de la Circular RAC 522 del 3 de julio de 2009

Mensaje de Antonio Bernal junto a la remisión de la Circular:

Hola Amigos de la Astronomía:

Hace unos días, el periódico El País, de Cali publicó un artículo que me llamó la atención porque mencionaba a Plutón en su título. Empezaba diciendo: “Hace 247 años Plutón ocupó como ahora el signo más elevado del horóscopo”. Mal comienzo. En 1762 el ex planeta se encontraba bien posesionado cerca de la estrella Mu de Sagitario y no tocaría los límites de Capricornio sino hasta 1775. Por otro lado, ¿a qué se refiere el columnista con “el signo más elevado del horóscopo”? ¿Al que tiene la mayor latitud celeste? Pues entonces debió haber dicho Sagitario, que es donde la eclíptica se eleva hasta los 23 grados y 27 minutos. Terminé de leer el artículo y aunque encontré mil y una imprecisiones más, fui indulgente con el señor astrólogo que lo escribió porque pensé: “habla un idioma distinto al mío, que es el de la astronomía”.

Y me precio de que sea así porque la astronomía es una ciencia que se rige por las normas científicas del siglo XXI, en cambio la astrología no. Baste con saber que a partir de Galileo, a las ciencias se les acabó el argumento de autoridad que venía desde tiempos de Aristóteles: magister dixit, ergo est (lo dijo el maestro, luego es así). Pero la astrología todavía lo practica como uno de los pilares fundamentales para sostener su castillo de naipes. En todas las ciencias actuales se sigue un camino para llegar a enunciar una ley, que en pocas palabras se puede describir así: observar la naturaleza, experimentar, postular una teoría, someterla a la crítica. Al final de ese trayecto no quedan sino dos vías: se postula la ley o se descarta la teoría como falsa. Este segundo camino ha ocurrido muchas veces en distintos campos de la ciencia y es muy interesante conocer los intríngulis que se han seguido para demostrar la falsedad de algunas leyes. Recomiendo leer la historia de los rayos N, del Doctor Blondlot.

La astrología, en cambio, simplifica al máximo el camino: observar la naturaleza, postular una ley. ¿Someten sus teorías a la crítica? No. Prueba de ello es que se han hecho los del oído sordo ante la cantidad de experimentos que demuestran que la influencia de los planetas es un suceso al azar y que nada tiene que ver con el carácter de las personas (nacen líderes por igual en todas las posiciones del Sol o los planetas y lo mismo ocurre con criminales, o santos, o músicos, o científicos).

La astrología no es una ciencia y no me parece bien que los astrónomos nos hagamos eco de sus especulaciones. Por esa razón me extrañó mucho recibir el artículo de El País en un correo de ASAFI, Asociación de Astrónomos Aficionados de Cali, con el asunto “Artículo de conferencista sobre astrología y mitología” y con una larga lista de destinatarios. Tengo y he tenido siempre a ASAFI por una agrupación científica seria (basta con mirar su programa de actividades que está al final de la circular) y por ello no puedo pensar otra cosa que, o bien fueron engañados y alguien utilizó su correo de manera fraudulenta, o bien están perdiendo su rumbo y es todavía tiempo de rectificarlo, que reparar el error es cuestión de sabios. En ambos casos ASAFI le debería dar una explicación a la comunidad astronómica colombiana.

Un abrazo para todos

Antonio Bernal González


 

Comments

Only logged in users are allowed to comment. register/log in